Geografia

EL PARQUE NATURAL DE LA SERRA CALDERONA

La Calderona es un gran espacio natural dentro de la región metropolitana de la ciudad de Valencia. Siempre ha sido una zona muy visitada por los pueblos de los alrededores y de la ciudad, que buscan en ella su carácter natural y los rincones de sus fuentes, junto a los bosques de pinos y alcornoques. Su espacio, con el rastro humano de los campos de cultivos de algarrobos y olivos más que centenarios, junto a las construcciones de piedra seca, de márgenes, casitas, catxerulos, molinos, balsas, corrales ganaderos y, además, la riqueza monumental histórica y artística de los castillos, torres, casas señoriales, iglesias, casas de pueblo y los monasterios de Portaceli, Vall de Crist y Santo Espíritu, hacen de todo eso un rico potencial de promoción turística de este enclave natural tan próximo de la ciudad de Valencia.

La cumbre del Gorgo (907 m). Gátova.

El primer paso por proteger esta sierra –pedido en las Cortes Valencianas en 1991- se concretó definitivamente el dieciséis de enero de 2002, cuando el Gobierno de la Generalitat Valenciana lo declaró parque natural, después de años de presión por conseguirlo por parte de las entidades cívicas interesadas, entre otros el Instituto de Estudios Comarcales del Camp de Túria, que venía pidiendo la protección de ese espacio natural desde el momento de su creación.

En 1992 se creó en Olocau el Centro de Documentación de la Serra Calderona, organizado por la Sección de Ecología del Instituto de Estudios Comarcales del Camp de Túria y el Ayuntamiento de la Villa de Olocau. También se realiza todos los años una Travesía de la Sierra para descubrir y estudiar los rincones más interesantes que guarda y, además, unas Jornadas de Estudio de la Sierra, donde diferentes especialistas presentan sus trabajos en torno a la sierra Calderona.

El año 1977, un grupo de olocauins crearon El Colectivo de Olocau, empezando a trabajar con los niños y niñas de Olocau los itinerarios didácticos y senderos para descubrirles todos los valores naturales, geológicos, históricos y paisajístico de nuestras tierras. En estas paseos y acampadas, que nosotros nombrábamos encuentros, empezamos a descubrir que había que proteger la sierra para que los habitantes del futuro pudieran gozar de ella como nosotros lo hacíamos. Por todo eso, impulsamos acciones y documentos por conseguir que se declarará parque natural.

Ahora, parte del término de Olocau está incluido en este parque natural y nosotros, los que vivimos en este espacio, debemos trabajar por protegerlo, ya que la sierra, con los pinares, macollades de algarrobos y campos de olivos, con toda su variedad de plantas y fauna, hace de estas tierras un espacio pintoresco y agradable para vivir y es una de las fuentes o recursos que tenemos para la promoción económica, cultural y social de nuestra villa.

RELIEVE

Las montañas olocauinas están formadas, principalmente, por unas tierras rojizas que nosotros nombramos rodenos, y que son conocidos como gres rojo o amarillo y corresponden a afloramientos renombrados Buntsandstein. Es el nombre que los geólogos pusieron en esta clase de tierras, que primero estudiaron en una localidad de Alemania. El resto de terrenos son calcáreos, más conocidos como calars y dolomías de Muschelkarlk, que son los que coronan las máximas alturas. Finalmente, tenemos las llanas que se abren hacia Llíria y Bétera, que son terrenos formados por arcillas arenosas ocres, con algún collado allanado coronado por calcáreas y depósitos cuaternarios con guijarros rodados y arcillas rojizas.

La zona nordeste del término es muy montañosa. Destacan: como máxima elevación, el Collado del Topero (711m); otras cumbres señaladas son: la Cueva Blai o Peñas de Pedralbilla (688 m); la Solana (571 m); el Rodeno del Cantal (564 m) y la Peña de Ali-Maimó (430 m) que hace de telón de fondo del caseriu del pueblo. Otras cimas que protegen el valle donde está situada la villa son: el Puntal de Sidre o de Pelarda  (507 m ); Puntal del Cementerio Viejo (439 m), Peña de el Aigualeig (449 m); Puntal del Llops (423 m), La Sella (386 m), el Portitxol (376 m) y la Penyeta Roja (407 m). La situación de la villa de Olocau, dentro de este círculo de montañas, un cau, ha dado lugar al dicho: “En Olocau todo son agujeros”; también a una canción que describe los tres pueblos de la Valle:

En Olocau todo son agujeros,
y en Marines todo son higos,
y en Gátova ponen la olla,
para catorce o quince días.”( Llíria)

Los llanos del término son el resultado de la aportación del barranco de Carraixet que ha ido acumulándose a lo largo del tiempo. Están constituidas por sedimentos, consistentes en guijarros, arenas o tierra, arcillas y conglomerados más o menos argamasados. También es el barranco y sus aportaciones aluviales los que han formado los llanos que hay en el Valle.

Los llanos principales son los del Albaricoquero, Marco, Sanxis, la Mesa, el Gramisal, el Olivar del Conde, la Huerta Nueva, el Arenal, La Sede y La Torre.

 racoCotanda

 

Rincón Cotanda

 

 

laPenyaNegra

 

La Peña Negra. el Alcalá.