Historia

LOS PRIMEROS INDICIOS DE LA PRESENCIA HUMANA A NUESTRA VALLE

El descubrimiento de restos de un entierro correspondiente al período neolítico en la cueva de la Peñeta Roja nos asegura la existencia de un asentamiento humano prehistórico a nuestras tierras. Con ellos empezaría a practicarse una incipiente agricultura y ganadería. Aquellos hombres hacen sus utensilios de piedra: hachas, lanzas, molinos por transformar los bellotas de carrasca y de los cereales en harina… Es posible fechar este nuevo comportamiento humano en el territorio costero del Mediterráneo hacia los años 3.000 antes de Cristo. Con ellos empezarían a aprovecharse los terrenos planos de las aceras del barranco, donde construirían algunas cabañas, cerca de los cultivos y el agua.

deessaDemeterDiosa Demeter. Pebeter Ibérico del Puntal de los Lobos

laVallDolocau La Valle del Condado de Olocau, Marines y Gàtova

El entierro de la Peñeta Roja se fecha hacia el entorno del 2.000 AC. Despues,  hacia 1500 AC, las relaciones con algunos pueblos del sur de la Península hacia que se empezaran a utilizar los metales, entre los que un muy importante fue el bronce.  Construyeron los poblados en lugares altos y aparecieran los primeros signos de fortificación, que podáis ver arriba de la Penyeta Roja, al Portitxol, al Puntal de Pere, al Musgany y al Puntal Blanco.

Si el hombre empezó como cazador y recolector de los frutos que encontraba, con la agricultura  empezará a guardar alimentos para los momentos que no hay cosechas y también aprenderá a transformarlos, preparando la harina por hacer algunos tipo de comida, como el pan.

A partir del siglo VIII AC, van llegando a nuestras costas comerciantes fenicios, cartagineses, griegos y etrusco, que iban a transformar las formas de vida de aquellos habitantes con nuevos descubrimientos, nuevas herramientas para hacer el trabajo y una organización que daría paso a núcleos habitados más grandes.

LOS IBEROS

A principios del siglo VI AC, se da por cierta la creación d’un gran núcleo habitado, diríamos como una especie de capital de un territorio, en el collado de San Miguel de Llíria, renombrado Edeta. Entonces, los habitantes que vivían a su entorno iban aprendiendo todas aquellas nuevas formas de vida y empezaba una nueva cultura, renombrada ibérica, una de las primeras culturas de los pueblos aborígenes de la Península. El nombre de iberos fue dado a los habitantes de la costa Mediterránea por un escritor romano renombrado Rufus Festus Avienus. Los iberos, de los cuales cada vez vamos sabiendo más cosas, formaban varios pueblos. Nosotros, es decir , las tierras actuales de Olocau, formaban parte del pueblo edetà. La capital de aquel pueblo era Llíria, que entonces se llamaba Edeta. Para proteger esta ciudad, los edetans construyeron una serie de defensas o atalayas como, en nuestro caso, el Puntal de los Lobos.

planoPuntalLlops Plano de la atalaya del Puntal del los Lobos

LAS  PRIMERAS  PALABRAS  ESCRITAS DEL VALLE

El primer alfabeto que se conoce es al fenicio, de un país de la borde del Mediterráneo, situado donde ahora está el Líbano, de allí se fue propagando por los lugares donde estas personas comerciaban. El hecho es que los iberos también utilizaran un sistema de escritura propio y nos han dejado inscripciones sobre piedra, metal y  pintadas en las cerámicas. Al Puntal de los Lobos se encontró un cuerno de ciervo trabajada en forma de pectoral – como collar- con dos orificios a los extremos y vacía a su interior. Encima, está grabada la palabra NAIBA. Pero el enigma del mundo ibérico es que no sabemos descifrar su alfabeto; hasta todo se han podido reconocer los signos, pero continuamos sin poder entenderlos. También se encontró un vaso de esmalte negro que lleva un grafito con una palabra escrita en griego – EROTOS- que significa – amor -. ¡No encontráis simpático que la primera palabra escrita que descubrimos en Olocau sea la palabra amor!   Ahora, podéis inventaros mil historias para explicar este hecho.

UN SANTUARIO IBÉRICO ? : LA CUEVA DEL CABALLO

Los hombres de aquellos tiempos iban descubriendo poco a poco una serie de cosas sobre las que no tenían ningún poder: el viento, el sol, la luna, la lluvia, entre otros; y para tenerlos contentos los adora, hace ofrendas, sacrificios. Empiezan a aparecer las religiones. Con los iberos vamos descubriendo que muchas cuevas y algunos cimas de montañas se convierten en lugares de cultos. También a sus poblados existe un lugar dedicado a los dioses. Todas estas creencias van formando las religiones. En los santuarios llevarán sus ofrendas y depositarán objetos que representan lo que piden. Allí dejarán vasos, estatuas pequeñas, jarretas.

Entre los primeros cultos de estos pobladores pronto aparece una diosa, la que les enseña los secretos de la agricultura, su Virgen, la diosa Tanit o Deméter. Al Puntal de los Lobos se encontraran dos pebeters de cerámica que representan esta diosa.

covaDelCavall Entrada a la Cueva del Caballo.

También se cree que adoraban a  otros símbolos, como es el caso del caballo, imaginando que en uno de ellos cabalgaba el sol en su recorrido diario. Parece que tan fuerte fue esta creencia en el caballo que, muchos siglos después de los iberos, los habitantes de nuestra valle, los moriscos, seguían peregrinando a la cueva que se abre con un agujero profundo arriba de la Peña d’Ali-Maimó, nuestra Peña. El 1455, una Bula del  papa valenciano Calixte III,  va mandar a los jurados de la ciudad de Valencia que destruyeran el caballo y taparan la cueva.

LOS  ROMANOS

Los cartagineses, que eran como los herederos de los fenicios, lucharon contra los romanos, que era un pueblo originario de la península italiana. Entonces, los pueblos ibéricos se vieron, quizá por primera vez, en lo que se llamaba un conflicto mundial. Resultado de esta guerra fue que la Península Ibérica fue ocupada por los romanos. Posiblemente el primer rastro de su paso entre nosotros fue el de la destrucción de la atalaya ibérica del Puntal de los Lobos.

A mitad del siglo Y de la nuestra era, un decreto dictado en Roma señala como municipio de derecho romano a Edeta. Eso significa que los iberos y sus dirigentes son ahora ciudadanos romanos. Sabemos que aquellos iberorromanos iniciaran una gran transformación de las tierras valencianas. La vieja ciudad de Edeta de los iberos, con los romanos se instaló al plan, en el camino de Llíria a Olocau, donde construyeran un arco conmemorativo que es conocido ahora como Pla del Arc.

Aún podemos descubrir el rastro de las casas de campo o villas que iban construyéndose alrededor de Edeta, dedicadas a los empleos del campo y donde tenían los ganados, los trujales para hacer el vino y las almazaras aquellos edetans.  Restos de aquellas villas  tenemos en el término de Olocau al lugar de  Pitxiri, el Tollo y detrás la Sella. Muchas masías del Campo de Turia están situadas sobre una villa romana, como la Maimona, la Algarrobo y la Torre de Portaceli. Los Romanos hicieron muchas obras públicas, como carreteras, puentes y acueductos para conducir el agua a las ciudades y lugares habitados. En Olocau, nos dejaron el rastro de un acueducto que recogía el agua en el estrecho de Alcalà y la conducía por una acequia al pueblo. Este acueducto tiene dos arcos para pasar los barrancos, uno el de los Ladrones y otro el de la Fuente del Fraile; este último ha sido restaurado y es conocido como el Arquet.

lArquet El Arquet del barranco de la Fuente del Fraile.

Los habitantes de Edeta y los alrededores plantaron muchas viñas; el vino de los planes de la Maimona y Pitxiri se hicieron muy famosos entre los romanos. También empezaron a plantar olivos, y como para guardar las cosechas de vino y aceite y transportarlo les hacían falta jarras, por eso existió una gran actividad industrial dedicada a su fabricación, una muestra de la que parecen ser los hornos encontrados a la partida de la Piedra Gorda.

fornRoma Horno romano  de la Piedra Gorda.

UN LINAJE ROMANO DE LA VALLE

Los romanos hablaban una lengua llamada latín. Del latín proceden la mayoría de las lenguas del Mediterráneo europea (catalán, castellano, francés, italiano, portugués, occitano, romanche, rumà…) . Han dejado muchos testigos escritos en forma de lápidas. Una de ellas se conserva en Olocau y lleva la siguiente inscripción:” A EMILIO GERMNO PATRIO A EMILIAE AESTIVAE MATRI AEMILIUS… ” que traducida viene a decir: “A EMILI HERMANO , SU PADRE A EMILIA ESTIVA SU MADRE EMILI…” Es de postres del siglo Y o principios del II de la nuestra era. La familia  AEMILII  era un linaje de la tribu Galería, frecuente en Sagunt, Tarragona y Llíria.

Entonces, podemos pensar que esta sería una familia edetana propietaria de alguna de las villas que antes hemos nombrado, situadas alrededor  de nuestro pueblo.

lapidaRomana Làpida romana. Corral del Tio Germanet.

EL PRIMER NOMBRE CONOCIDO DE NUESTRO PUEBLO

El rastro de las construcciones del tiempo de los romanos aennuestro pueblo, como el Arquet o la torre de la Señoría y las ruinas de su alrededores, parece ser la causa del primer nombre conocido como Pardines que se registraron a los documentos los conquistadores catalanes. En los territorios colonizados por los romanos, en los lugares donde aparecen ruinas y restos de edificios viejos ellos daban el nombre de “parietina”; después, las lenguas derivadas del latín, como el catalán y l’occità, dieran origen al topónimo  de “pardines”, que quería decir que había ruinas antiguas. Y así es como fue nombrado Olocau en el Libro del Reparto de Jaime I cuando dice: “a Roderic Enyegez (En Gomeç) , caballero, la alqueria de Pardines, con hornos y molinos” (18 septiembre 1238) (Ll. R. 844) .

También hay otro documento donde el rey Jaime I  habla del lugar de Pardines. Es la donación que hace como término del consejo de Teruel el territorio formado por el: ” Castillo y la villa de Jérica; y que su término tenga hitos desde el río de Alventosa hasta la Atalaya de Bejís, y que en este término estén los vertientes de Montalgrau, Almansa y Alcota hasta el cuello de Vilamur y hasta el puerto de Sogorb y hasta Buqueres de Llíria; y que en esta donación estén Pardines, Buqueres, Marines y Guadalmat, con los términos y que se rijan a fuero de Teruel, a excepción de las donaciones hechas a caballeros”. (ACA. Riego. 64, fol. 150) . Pero esta donación no se cumplió, ya que el rey Jaime fundó el reino de València con personalidad propia, independiente de Aragon y Cataluña.

Pero este nombre no sería el definitivo, ya que en el año 1568, en un libro de rentas o Memoria de los habitantes y vasallos de la baronía de la Valle de Olocau, podemos leer: “Pardines vulgarmente dicho el lugar de Olocau .” Vemos como el nombre del castillo y la Valle es también el nombre de la alquería donde está la casa señorial de los Vilaragut.

llistaDePardines Lista de habitantes de Pardines, vulgarmente dicho el lugar de Olocau. Año 1568. Archivo Condal de Olocau. Son Berga. Palma de Mallorca.

LA CONQUISTA DE EL ISLAM

Con el nombre del islam conocemos a los seguidores de Mahoma, el cual fundó una religión y, por difundir sus creencias, realizó una serie de conquistas por Àsia y el norte de Àfrica. El año 711 llegaron a la Península Ibèrica  y conquistaron en gran parte.

Al principio pactaron con los descendientes de los iberorromanos y señores visigodos que ocupaban sus tierras. Los territorios de la costa valenciana fueran conocidos como Sarq-Al-Andalus.

Parece que poco a poco los pueblos de labradores de las tierras valencianas que dependían de un señor visigodo o romano  aceptaron la religión de los nuevos conquistadores, ya que así se convertían en hombres libres, y así fue avanzando la islamización de los pobladores. Después, en diferentes momentos llegaran otros pueblos del norte de Àfrica, como los berebers  y egipcios, los cuales hicieron progresar mucho la agricultura de regadío.

UN NOMBRE NUEVO A LA VALLE

La primera noticia escrita que nos llega sobre nuestra valle es aquella que suministra un escritor árabe, Ibn- Alqama, al siglo XI, cuando cita un castillo con el nombre de “Hisn al-Uqab”, palabras que quieren decir: “castillo de la montaña grande, la costera o de la águila”.  Este castillo no es otro que el Castellet del Rey o del Real, su término comprendía aproximadamente los actuales términos municipales de Gátova, Marines y Olocau. Territorio que los conquistadores cristianos nombraron como Valle de Olocau. Como veis la palabra “al-Uqab” que significa “águila” , con la fonética de los conquistadores catalanes cambiara  la – b – por la u – y quedaría fijada con la forma Olocau, y así aparece en el Libro del Reparto  del rey Jaime I como nombre  de una valle y de su castillo.

Con los primeros documentos escritos por los árabes, empezamos a saber muchas más cosas de como vivían aquellos habitantes que ya eran conocidos como alochoaybi, que sería el precedente del gentilicio actual  “olocauí”. En un documento sobre los habitantes del pueblo de Sierra, en 1342, aparece un personaje Çaat Alochoaybi, es decir, “l’olocauí”, primera vez que encontramos el gentilicio de la gente de la Valle de Olocau.

Con la colonización arábiga se avanzó mucho en el cultivo de hortalizas, cereales, algarrobos, olivos e higueras. Muchas de las huertas actuales de la valle y otros existentes alrededor de las fuentes son todas creación de este pueblo, son las huertas moriscas. La forma de poblamiento era el de agrupaciones de diez o doce casas, conocidas como “alquerias”. En los momentos de peligro, toda la gente de ellas se amparaba al castillo al-Uqab. Las alquerías de la Valle eran: Al término de Gátova,  Marmalé o Vallmalet, Torres y la Bolillola o Buyuela ; Marines con la Olla, el Real y la Algarrobo; y Pardines (después Olocau) con Pitxiri y Roa y Faraig (lugar de la Casita del ReRetor a  Pedralbilla) .

Los árabes también nos aportaron innovaciones y técnicas que habían aprendido a Oriente, entre ellas los molinos harineros, que funcionaban con la fuerza de el agua que dejaban salir de una balsa y que movía la muela que convertiría en harina los grandes de trigo. Restos de estos molinos aun podemos verlos a la era de Bajo, en Olocau.

visioCastellOlocau Vision hipotética del Hisn al-Uqab o castillo de Olocau, al siglo XIV.Tambien conocido como Castillo del Real de Vilaragut.

LA FUNDACIÓN DEL PUEBLO VALENCIANO

La conquista y creación del Reino de Valencia se enmarca en la tendencia a la expansión de los pueblos cristianos d’Europa. El rey Jaime I fue el creador y organizador de las tierras valencianas como un estado más dentro de la Corona, que estaba formada por Aragón, Cataluña y las Baleares, y culturalmente integrado dentro de la àrea lingüística de la lengua catalana. Con la fundación del Reino, los valencianos tenemos carta de nacimiento y empezamos a ser un pueblo libre . La conquista de nuestras tierras fue en parte guerra y en parte pacto, en algunos momentos violenta y otros de rendiciones negociadas, como parece que fue la de nuestra Valle, ya que va a seguir siendo poblada por árabes, conocidos como moriscos,  a partir de su bautizo obligado en 1534 también renombrados “cristianos nuevos”.

En la valle del castillo de Olocau, las alquerías siguieron siendo musulmanas, aunque ahora iban a estar bajo el dominio de los caballeros de la conquista, aragoneses y catalanes que formaban el ejercito de Jaime I. Este rey mandó confeccionar unos libros donde se iban anotando todas las donaciones que hacía de las tierras conquistadas. En estos libros, nombrados “libros del Repartimento”, figura la primera donación del castillo y alquerías del término de Olocau a Hug de Fenollet en 1237, muy antes de haberlos conquistado. Este personaje fue obispo de Valencia y pertenecía al linaje de los Fenollet, procedentes de la Cataluña Norte, actualmente territorio francés.

Después, en 1238, se hace la donación de la alqueria de Pardines al caballero Roderic  Enyegez. Muchas de aquestas donaciones son de nuevo vendidas o cambiadas por los propios caballeros o el rey. Hasta que en 1287, el rey Alfonso el Benigno entrega a su secretario Ramon Escorna autorización para reconstruir el castillo de Olocau y adquirir las alquerías de su término. Con esta adquisición, los Escorna se convirtieran en señores de la Valle de Olocau, formada por los lugares de Pardines, Marines, Gátova, l’Olla, Torres, la Algarrobo y los árabes en sus vasallos. Así entramos en el mundo medieval europeo, más conocido como  feudalismo, la época de los castillos y de los caballeros.

EL SEÑORIO DEL CASTILLO Y SU TERMINO

La adquisición por parte de un caballero de un castillo y su término con las alquerías era la  forma de convertirse en noble y unir a su propiedad la alta jurisdicción, si el monarca, por sus compromisos con sus servidores, se avenía a dársela.

Los Escorna perdieron el favor del rey, y tuvieron que  vender la propiedad del término y del castillo, que fue comprada por Mateu Mercero, el almirante del rey Pedro el del Cachetero, el 29 de octubre de 1359. Cuentan las crónicas que este feudo decorar la Sala Grande del castillo con su escudo “de azul cuatro bandas sobre campo dorado y un león rampante del propio color”, representación que aún podéis ver en el escudo actual del municipio de Marines.

El almirante Mercero fue hecho prisionero y muerto por los castellanos en la guerra de los Peras y su viuda vendió en 1368 la Valle y el castillo de Olocau al caballero Antonio de Vilaragut y Visconti, el cual se casará con la hija de el almirante, Juana Mercero y Santllir. Con él empezará el linaje de los Vilaragut, barones y después condes de la Valle de Olocau.

laTorrePardines La torre de Pardines, la casa de la Señoria i la iglesia vieja de Olocau. Siglo XVI.                                                                                        escutMercerMERC

escutEscornaESCORNA

escutVilaragut VILARAGUT

EL PRIMERO Y ÚNICO PRIVILEGIO CONOCIDO DE LA VALLE DE OLOCAU

Dicen que Antonio de Vilaragut era un hombre muy letrado y fue mayordomo real del rey Juan, el cual le concedio el 25 de septiembre de 1388 un privilegio o fuero, que es como una especie de carta que se daba a los personajes y pueblos por los servicios que habían prestado a la corona. Con este privilegio, el rey otorga a los habitantes de la Valle de Olocau franquicia de comercio y los libra de una serie de impuestos de peaje, portazgo, mensuratge, aduana, anclaje, pasaje…y este beneficio se extiende a todas las ciudades, villas, castillos y lugares reales, marítimos y no marítimos, de los reinos de la Corona de Aragón, excluidas las villas y lugares situados al norte del cuello de Pertús, zona de arriba de los Pirineos conocido hoy como la Cataluña francesa. Este privilegio se conserva al archivo de la Corona de Aragón, que está en la ciudad de Barcelona, y es una  muestra del poder y las relaciones de la familia de los Vilaragut con los reyes de la Corona de Aragón. Incluso, algunos historiadores hablan de las visitas del rey Juan el Cazador a la Valle por cazar a sus bosques.

privilegiOlocau Privilegio de la Valle de Olocau. 1388. Archivo de la Corona de Aragón.

EL LINAJE  DE LOS VILARAGUT

El 23 de agosto de 1398, Antonio de Vilaragut y Visconti creó con su testamento el vínculo del castillo, valle y honor de Olocau. Eso quería decir que sus herederos deberían mantener la propiedad de estas tierras “a condición que se a tenido haber, tener, e, tomar, e, si tomará apellido, e , sobrenombre de Vilaragut, e , hacer, e, llevar lo señal, e, armas nuestros sin mezclar, o, reteniment de otro apellido, e , armas, aquel, e, los succehidors…” Todo eso significaba que establecía una línea de sucesión con en el heredero y que este debía conservar el nombre y su escudo. Así, los Vilaraguts llenarán la historia de la Valle i  sus pueblos, primero como barones y después como condes.

segellVilaragut Sello de Berenguer de Vilaragut. Archivo de la Corona de Aragón.

Familia originaría de Cataluña, de alli vinieran a participar en la conquista de Valencia, formando parte de las tropas de Jaime I. Se nombraban descendientes de la casa de los reyes de Hungria, por eso utilizaban el mismo escudo que aquellos. Y cuentan los documentos de estos linaje que de allí fueran a servir a los francos y con estos llegaran al norte de Cataluña, donde tuvieran un castillo cerca d’Empúries, castillo que con el tiempo se nombraban de Vilaragut, actualmente Castillo de Empordà. Presentes en la conquista de las tierras valencianas fueran Arnau y Pere de Vilaragut, posiblemente hermanos, que estuvieran a la presa de Sueca y de Xàtiva y obtuvieran varias heredades.

A en Bernat de Vilaragut, el rey Jaime II en 1296 le dio en feudo el castillo y la villa de Albaida. Sirvieran los Vilaragut en la guerra de Cerdeña y de Sicilia, y así llegamos a lo que nos interesa. Antoni de Vilaragut y Visconti, nieto de los duques de Milán por parte de madre, nació en Sicilia en 1336. a los 13 años vino en Valencia como paje de la infanta Leonor, promesa de Pere el Ceremonioso, que se casó en Valencia en 1349. Pocos años después, en 1354, en Barcelona le encontramos embarcado hacia la guerra de Sardenya  Dos años después participa en la guerra de Castilla. El 30 de junio de 1368, compra los lugares del castillo y Valle de Olocau: Pardines, Gátova, Marines, Olla, Pitxiri y Torres. El rey Pedro IV lo nombra alcaide de los dos castillos de Xàtiva el 1375, con paga de 7500 sueldos anuales, cargo que ostentaría durante 25 años, hasta su muerte en 1400.

Con este linaje, la Valle  i el castillo de Olocau, se convierten en una propiedad feudal y sus habitantes en los vasallos de aquellos señores. Eso más o menos durará hasta 1812, cuando las Cortes de la Monarquía española reunidas en Cádiz decidieran abolir los señoríos territoriales.

torrePardines Torre de Pardines, a la casa de la Senyoria.

EL FEUDALISMO

Se nombra feudalismo un largo período de la historia de los pueblos de Europa en el que los reyes, por contentar los caballeros que los ayudaban en sus guerras, les daban la propiedad de unos territorios, con la obligación de ayudar-los siempre que los necesitaran. Por su parte, los señores se encargaban de cobrarles una serie de impuestos a sus vasallos y contar con ellos como a soldados cuando los reyes los llamaban.

campanaOlocau Olocau. Campana de 1450.

Será en este período medieval hacia 1460  cuando se instalan   unos hornos para hacer vidrio y que darán cierta renombrada al nuestro pueblo, la dirección del horno parece estar siempre en manos de cristianos viejos. Estaban situados alrededor de la huerta del Castillo o de la Señoría, en el lugar donde ahora está el Puente Viejo, en el lado de la balsa de cacera de la huerta de Bajo a la entrada a nuestra villa. Los frailes del convento de Portaceli eran unos de los clientes más habituales a visitarlo y comprar los objetos que allí fabricavan. En 1568, el libro de rentas de la Baronía dice: “Memoria de los habitadores y vasallos del lugar de Marines; Pardines vulgarmente dicho el lugar de Olocau, y Gátova “.El documento este nos dice que las cabezas de casa de Olocau son: Bernat Cadete, àlias Afen; Gaspar Bonayac Zorza; Andreu Sultan; Joan Amet Celemique Calvo; Francesc Calvo; Gaspar Peco Coayat; Merlchior Blachs, àlias Peco; Gracia Mugip; Melchior Nadir (mayor) ; Alonso Carahueni, lo Rojo; Gaspar Casrim; Joan Carahueni (mayor) ; Francisco Sastre; Gaspar Pardo; Vicent Calemira; Jaon Çot; Gracia Xeco; Baybarot Coayat; Alonso Gufey Baybarot, àlias Peco; Joan Serafi Carahueni; Melchior Carahueni; Gaspar Oradaich Barsella; Joan Ubeyt; Lluís Ubeyt (mayor) ; Lluís Ayet Ubeyt (menor)   Beni o Ubeyt lo mayor; Batiste Ofayl àlias Pixquiri; la viuda del Tagarino; Yace Yace ; Melchior Nadir (menor) .

signaturaUnyon

Signatura de Joan de Unyon, Alcaid d’Olocau.

Como podeis ver, todos los apellidos son diferentes a los actuales de la gente de Olocau, son apellidos árabes como la lengua que hablan entre ellos, pero  fijaos que tienen nombres de cristianos; eso quiere decir que han estado bautizados a la fuerza y obligados a ser cristianos, aunque muchos de ellos siguen secretamente siendo musulmanes. Por eso serán conocidos como moriscos o cristianos nuevos, por diferenciarlos de los cristianos viejos, que son los descendientes de los conquistadores cristianos, aragoneses y catalanes que han ido poblando las tierras valencianas. Así, tenemos que a nuestra comarca solamente existen dos pueblos de cristianos viejos, Llíria y La Pobla de Vallbona; la resto, Olocau, Marines, Gátova, Benissanó, Benaguasil, Vilamarxant, Riba-roja, Bétera, Nàquera y Serra, son de moriscos o cristianos nuevos.

La memoria de estos habitantes quedará presente en muchos nombres de las partidas de nuestro término, empezando por el nombre de nuestro pueblo, Olocau, y otros como, l’Amara, l’Aigualeig, l’Edua, l’Almadec y la Caña del Sultan, que recuerda un linaje morisco renombrado Sultan. También la partida de las Cuevas d’Alonso nos acordará que allí se escondió Alonso Carahuení,  el bandolero olocauí más famoso de la sierra al siglo XVI.

LA EXPULSIÓN DE UN PUEBLO

En septiembre de 1609, todos los moriscos fueron expulsados del territorio valenciano y embarcados hacia el Norte de Àfrica. Muchos de ellos fueron muertos por el camino, y los que llegaran fueran recibos muy mal a las tierras africanas. Cuentan que algunos d ellos dejaron la puerta de la casa abierta para poder llevarse la llave y aún algunas familias de Tunicia y Argel conservan estas llaves como un tesoro. De los morisco de Olocau saben que algunos de ellos llegaron a l’Alger. Con su expulsión, en Olocau y su Valle solamente quedaron: la familia de l’alcalde o guardador del castillo,  Joan d’ Unyon, su mujer Magdalena y sus hijos Francesc Joan, Joan Batiste, Antoni Vicent, Pere, Paula, Dorotea y Magdalena; el capellán d’Olocau, Joan Carpintero; l’escuder Gaspar Rodríguez y el vidriero Pere Ybanyez.

paginaFonseca Pàgina del libro de Fonseca donde habla de los moriscos de Olocau. Roma 1618.

NUEVOS POBLADORES A LA VALLE

El 1611, el barón de la Valle de Olocau, Alonso de Vilaragut y Sanç,  va conseguir reunir un grupo de nuevos pobladores que vinieran principalmente de la villa de Camarena (Teruel) y otorgó una Carta Pobla. En este documento se declaran las obligaciones de los nuevos vasallos y las del señor. Entonces, podemos decir que se iniciaron los linajes o familias de los cuales descendian los actuales habitantes de la Valle. En aquel año llegaron 39 cabezas de casa y en una primera distribución 26 ocupan  las casas de Olocau, 2 las de Marines y 11 las de Gátova. El primer Justicia de la villa de Olocau el 1611, fue Mateu Navarret natural de Camarena. Aquellos años fueron de una gran sequía, y sabemos que muchos de ellos abandonaron los pueblos y las tierras que los habían otorgado, y lo hicieran secretamente, ya que el contrato que habían signado no se lo permitía hacer antes de los cinco años. Aquellos pobladores mayoritariamente hablarán aragonés y este será el hablar de Gátova y Marines, pero a Olocau una peste y sequías de aquellos años,  va dejar muchos pocos vecinos y fue nuevamente repoblado por familias procedentes de pueblos de el entorno, como Llíria y La Pobla de Vallbona, y por eso hablamos valenciano.

En 1660, los cabezas de casa en Olocau son: Gaspar Blai; Joan Batiste Perez; Vda. Franco Corella; Jaume Agustino (mayor) ; Jaume Agustino (menor) ; Lucas Arambillaga; Jacinto Arambillaga; Gregori Romero; Sebastián Arambillaga; Miquel Tortajada (menor) ; Jeronim  Cuenca; Valero Franco; Bertomeu Ferrandis; Josep Ferrandis; Josep Sanxis (mayor) ; Maties Oltra; Martí Dulce ; Caterina y Batiste Bosch (menores) ; Maria Linares; Francesc Romero; Gabriel Vidagany; Domingo Badenes; Anton Pascual; Jaume Penyarroja ; Agustino Cubells; Josep Sanxis (menor) ; Damià Sanauja y Cosme Sanauja.

Los Arambillaga , ahora Alambiaga, es un linaje vizcaíno, originario de Zumarraga, que como otros de aquellas tierras, llegaron al Campo de Turia a cortar las pinadas de la Concordia, al término de Llíria, para hacer la iglesia Arciprestal y despues muchos de ellos decidieron quedarse a nuestra comarca.

cartaPoblaOlocau Carta pobla de Olocau, Marines i Gàtova. 1611. Archivo Condal de Olocau. Son Berga.

EL SIGLO XVII

Con los nuevos pobladores, en Olocau y toda la Valle van a cambiar las formas del vestir, los costumbres y el hablar. Antes habíamos dicho que los territorios que en la conquista cristiana fueran poblados por aragoneses hablarán el aragonès y los que poblaron catalanes serán los que hablarán valenciano. En la Valle la lengua predominante de los nuevos pobladores del siglo XVII venidos de Camarena será el aragonès. Después veremos como Olocau acaba predominando el valenciano por razones de un poblamiento posterior hacia 1660.

Estos nuevos pobladores encontraron a los documentos escritos unos nombres de las partidas del término, de las fuentes y de los caminos, como l’Aigualeig, l’Alcala, l’Edua, l’Almadec, Ali Maimó, Maimona, … con el origen arábiga, pero a medida que ampliaban los terrenos de cultivo iban introduciendo los nombres de su lengua y de sus linajes, como: Plan de Sanxis, Cueva de Blai, Hondo del Moreno, Rincón de Cotanda, Puntal de Pere, Puntal de Pelarda; otros veces los nombres recuerdan la forma del terreno o alguna característica especial como: Puntal de los Lobos, Puntal Blanco, Plan de l’Arenal, Loma de las Clotxes, Llometes Pelonas, Portitxol, Gramisal, las Amitges, Terreta Blanca, Peña Negra, Peña Blanca, Penyeta del Reloj, el Musgany , nombres o topónimos que respondían a su hablar valenciano y por lo tanto topónimos que también podemos encontrar en el àrea lingüística del catalán.

Estos pobladores no se conformaban al cultivar mayoritariamente las huertas, como solían hacer los moriscos, y llevar a pastar sus ganados, sino que van ampliando los cultivos del secano con nuevas plantaciones de algarrobos, olivos, viñas e higueras. También completaban estos trabajos con el carbón que hacían en los bosques y el esparto que cosechaban por las montañas del término y con el que hacían las alpargatas, cuerdas, serones y otros objetos que llevaban a vender en los mercados de Llíria o Segorbe y a la ciudad de Valencia. Pero desapareció la actividad industrial del vidrio, una actividad que tal vez nos habría ayudado a industrial-izarnos y no nos habríamos convertido años después en un pueblo de emigrantes.

Este siglo fue muy difícil para los pobladores, ya que debían reconstruir las casas y abrir nuevos terrenos de cultivo y se encontraron con una seca y una peste. Cuando el 1628, Alonso Sanç de Vilaragut y Pardo de la Casta, es renombrado primer conde de la Valle de Olocau, mejora un poco las prestaciones y ayudas a los vasallos. Su hijo, Jordí Sanç de Vilaragut, será renombrado en 1650, marqués de Lanero y entonces restaurará la casa de la Señoría de Olocau y también hará una serie de mejoras en acequias y azudes por aumentar los terrenos de cultivo.

EL SIGLO XVIII

En empezar este siglo, los valencianos se vieron implicados en la Guerra de Secesión, entregada por los Austries y los Borbons, aspirantes a la monarquía española. Los labradores, que pagaban muchos impuestos a los señores, delante de las ofertas de los Austries siguieran este bando; por otra banda, muchos de los señores fueran partidarios de los Borbons porque los decían que seguirían manteniendo su poder sobre los vasallos. Así, el conde de Olocau será partidario de los Borbons; por contra, los labradores de Olocau serán partidarios de los Austries y formarán los grupos de maulets o migueletes, que resistirán en las montañas de nuestra sierra Calderona hasta que serán vencidos.

Con la derrota de la batalla de Almansa, el 25 abril de 1707, el Reino de Valencia fue ocupado “por derecho de conquista” por las tropas castellanas y francesas de Felip V de Borbón. Los valencianos perdimos los fueros o leyes propias y el poder señorial va a ser tan potente como había estado antes. Hasta todo empezaron a pagar algunos impuestos más por mantener el ejercito que ocupaba las tierras valencianas.

Con la organización nueva de las leyes castellanas, desaparece de los municipios valencianos la figura de la Justicia que será renombrado a partir de ahora el alcalde. En 1722, los representantes del municipio de Olocau redactan unos Capítulos de la Villa de Olocau, que serán presentados al conde Pascual Y de Fenollet Sanç de Vilaragut para su aprobación. Este es el primer documento que tenemos de las normas redactadas para el nuestro municipio. Por este documento vemos como la agricultura se imponia a la ganadería, y como se protege la plantación de viñas, algarrobos y olivos. Como se crean unas normas para el buen funcionamiento del horno, carnicería, taberna y lavador

fasanaNord

Fachada norte de la casa de la Señoria.

EL PRIMER CENSO DE LA MONARQUÍA ESPAÑOLA

El 1787, se realizó el primer censo de población a España. Por él tenemos con detalle y a nivel individual la edad, el sexo, el estado civil y la profesión de los habitantes de nuestro pueblo. Como podeis percataros no había crecido la población, ya que a finales del siglo XVII  hubo en Olocau una fuerte peste y nada más librarse seis vecinos.

CENSO DE OLOCAU

Solteros          Casados           Viudos            Total

H      D          H     D           H      D            TOTAL

hasta los 7 años           20      27         –       –            –       –          47

De 7 a 16                 26      14         –       –            –       –                40

De 16 a 25               21      –            –       7           –       –               33

De 25 a 40               1      –           16    18          –        –                35

De 40 a 50            2      –           13      6          1       1                   23

Mas de 50              –      –             9      6          2       2              19

Total                   75     41          38     37         3      3 Total

estat………….116………………75………………6…. Total

en general…197

Labradores 54; Jornaleros 6; Criados 7;  Capellà 1.

LOS ILUSTRADOS

Al final de este siglo, el País Valenciano se a recuperado de la pasada guerra. El comercio aumenta en el puerto de Valencia al igual que a otros puertos del Mediterráneo y el rey Carlos III autoriza a comercializar con las colonias de Amèrica, lo cual ayudará a la prosperidad.

En Europa hay unos hombres que tienen preocupación por el trabajo, la cultura, la ciencia y la economía: son los ilustrados. Ellos crearon instituciones para discutir y difundir sus ideas y para mejorar la vida de la gente. En Valencia se crea la Sociedad Económica de amigos del País, donde se fomentara los cultivos del cáñamo, lino, alfalfa, caña de azúcar y moreras, y se dará impulso a las industrias de la seda, alambradas y tintes. El conde Dídac de Fenollet y después su hijo Pascual II de Fenollet formarán parte de esta sociedad y divulgarán la cría de los gusanos de seda y la plantación de moreras a la Valle.

escutDidacFenollet Escudo del conde Dídac de Fenollet i Vallterra de Blanes.

Un personaje importante, seguidor de este movimiento, es el valenciano Antoni Josep de Cavanilles, el cual nos dejó un libro fabuloso, Observaciones sobre la historia natural… del Reino de Valencia, donde describe sus habitantes y como viven, y lo que produce en aquel momento al País Valenciano. Este personaje visita Olocau, un 25 de agosto de el año 1792, indicándonos entre otros cosas: “como observaba al paso los progresos que hace la agricultura en el término de Olocau, ya en el interior de los montes y barrancos, ya en las llanuras contiguas al campo de Liria, que por lo común es de tierra caliza”. Entonces nos dice también cuáles son las producciones de estos 60 vecinos que encontro:  “9.000 cántaros de vino, 400 arrobes de higos, 12.000 arrobes de algarrobas y algo de vino”.

También aquellos años toman posesión del Condado de Olocau el conde Dídac de Fenollet y su mujer Simforosa Encrespé de Valldaura, los cuales construirán a partir de 1796 la casa de la Señoría y dejarán una serie de bodegas, trujales, almazaras y hornos nuevos a la Valle, facilitando la “rompuda” de tierras y fomentando el cultivo de moreras y la cría de gusanos de seda; también impulsarán la comercialización del vino y la instalación de nuevas prensas y otros herramientas de trabajo, como la introducción de el aladre de xeruga. Todo con el objetivo de mejorar las condiciones de vida de sus vasallos y aumentar la producción, y por mejorar también sus rentas.

casaDidacFenollet Casa de la Señoria, edificada por el conde Dídac de Fenollet. casaGranDidacFenollet Casa Grande . Obra del conde Dídac de Fenollet. L’a Olla ( Marines)

EL SIGLO XIX

Al comienzo de este siglo, la mayor parte de los planos del término de Olocau están cultivados. Las viñas llenan la mayoría de los terrenos. El pueblo crece y se ensancha: aparecen calles nuevas, como el Pla del Castillo, San Francisco, las Eres y la Placita; se hacen las casas grandes, muchas de ellas con la bodega, la almàssera y anchos corrales. El vino empieza a exportarse, aparece la destilación de aguardiente y los trajinantes se encargan del transporte del vino al puerto de Valencia. Las bodegas y trujales de la Señoría exportan su vino en la ciudad francesa de Séptimo, cerca de Marsella,  donde unas monjas le transforman en un vino especial de decir misa. En los últimos veinte años de este siglo la viña representó una edad de oro para la economía de los labradores de Olocau.

ajuntament-1866 El Ayuntamiento construido en 1866 sobre el solar del viejo.

El 1857, Olocau tiene 927 habitantes; en 1877 llega a los 1.082; y en 1897 son 1.234. El incremento de la población de Olocau en este siglo es el más altos de todos los pueblos del Campo de Turia, según el trabajo de Castelló-Traver, Demografía del País Valenciano.

El 1857, un grupo de propietarios olocauins pagan la construcción de un puente al Carraixet, que facilita la entrada al pueblo por el camino de Llíria; en 1867, es conducida el agua de la Fuente de la Peña en la plaza Mayor; en 1862, el conde dio un solar para construir las escuelas, que fueran inauguradas en 1869 y serán unas de las primeras escuelas de nueva planta construidas en el País Valenciano que llevan adjunta la vivienda para los maestros. En la casa de la Señoría, el conde, hace la primera instalación de carburo por iluminarla y también hace instalar faroles a los calles de la villa.

EL FIN DEL FEUDALISMO

En 1812, los diputados de las Cortes de España, reunidos en Cádiz, redactaron la I Constitución Española, con la que se intentaba recortar el poder de los nobles y de la iglesia a los pueblos donde tenían sus señoríos y que los labradores obtuvieran los títulos legales de posesión y propiedad de las tierras que trabajaban. Esta ley movilizó en muchos pueblos y empezó un largo período histórico de conflictos entre los vasallos y los nobles y otros poderes, como el de la iglesia, por conseguir liberarse de los impuestos de estas instituciones.Fue una lucha larga, y hasta 1865, Olocau,  no se vería libre de estas imposiciones. En aquella fecha los vecinos llegaron a un acuerdo con el conde Pascual III de Fenollet y Encrespé de Valldaura por el que le pagaran 70.000 reales de vellón y se hizo la redención del Señorío. El conde conservó el dominio del “monte blanco”, las tierras de dominio directo de las partidas de el Olivar del Conde y del Gramisal, y la casa de la Señoría.

En 1891, la condesa Maria del Carmen Encrespé de Valldaura de Zaforteza, hacía donación del “monte blanco” en el municipio de Olocau, por aprovechamiento de sus vecinos, así acababa  el feudalismo entre nosotros.

documentDonacioTermeDocumento de donación del término por la condesa Maria del Carmen Encrespé de Valldaura y Caro de Zaforteza, representada por Lluís Romero Agustino. 16 julio 1891.

EL CENSO DE 1857

Este censo nos dice muchas cosas sobre la vida de la gente de aquellos años,  especialmente el referente a los  pobres de solemnidad, son aquellos que no tienen a nadie que los ayudo y viven de ello que les dan. Fijaros que en aquella época no hay ningún seguro ni ayuda a las personas mayores, así que teníamos veinte-seis pobres.

También en este censo se habla de la Casa Refugio, era una caseta de cuatro paredes, con una puerta y una hogar de fuego, situada a la otra parte del barranquet del Fraile a la entrada al Calvario. En ella se refugiaban los pobres que iban de pueblo en pueblo y aquellos que tenían un oficio ambulante, como es el caso del cestero, que va acompañado de su familia. En algunos lugares del barranco y dentro de las huertas, alguna gente tenía plantada una mimbrera, con las tallos de la que se hacían las cestas. Entonces, cuando venía este, la gente le llevaba los mimbres y él hacía cestas y canastos. Cuando se acababan  los encargos, el cestero y su familia iban a otro pueblo. Otros habitantes de la casa son los que iban de pueblo en pueblo a recaudar, es decir, a pedir limosna.

CENSO DE 1857

Propietarios-labradores   Jornaleros   Criades    Criados  Pobres de solemnitat   Casa Refugio

53                 150             6             3       26             11

Otros oficios: 1 médico, 2 maestros, 1 capellán, 1 “albeytar” o veterinario, 1 “sartenero” o cerrajero, 1 barbero, 1 herrero, 3 pastores  i  4 picapedreros.

En la Casa-Refugio, en aquel momento hay 11 personas: el cestero, su mujer y una hija de siete años; una viuda y una hija pequeña; un matrimonio, con un menor; un viudo, una viuda y un joven de veinte años, todos ellos perdioseros, es decir, que viven de la caridad pública.

EL SIGLO XX: EL EXODO

En la primera década del siglo que empezaba la villa seguía aumentando de población, sin que se extinguiera el regadío. Se hablaba de nuevas carreteras, de la electricidad, y se compraban las primeras bicicletas. Sin embargo, también había una gran masa de jornaleros, sin tierras que dependían de un jornal. En algunos momentos carecía trabajo y algunos de ellos formaban grupos para ir a segar en Aragón o bajar a la huerta. Otros olocauins trabajaran a las obras del ferrocarril de Valencia a Barcelona y descubrieron los bosques de palmas del palmito del Garraf (Cataluña) , y hicieran grupos para segarlos de marzo a junio y después venderlos a los almacenes de Tarragona y Barcelona. También en aquellos años se empezaban a abrir las huertas del delta del Llobregat, en las zonas de Viladecans y Gavà, y algunos de estos jornaleros también encontraron jornales en aquel territorio.

campanarDolocau Campanar de Olocau. 1909.

Hacia el año 1912, la filoxera entraba en las viñas de Olocau y muchos más labradores quedandose sin jornales. El secano no daba para más y los intentos de aumentar el regadío no resalían, así que los olocauins encontraron la solución con l’èxodo hacia Cataluña. Allí, en Gavà (Bajo Llobregat) , la familia Roca abría su fábrica de material sanitario y radiadores, y en ella se acogieron muchos de estos olocauins. Nuestra villa llegará en 1910 a los 1.411 habitantes, el máximo alcanzado en su historia; pero empieza el èxodo, y en 1920 son 1.195 habitantes y en 1930 son 914. Poco a poco, los olocauins se van a Gavà, una tierra donde no se sentirán forasteros ya que una misma lengua los hermana y un paisaje semejante de rodenos rodea aquella villa. El 1936 los trabajadores originarios de Olocau que trabajan a la Compañía Roca Radiadores S.A. eran el 10 %  de 256, sin contar los hijos ya nacidos en Gavà.

Mientras, en Olocau llegaban algunas innovaciones del siglo. La electricidad se instalaba en el 1912. También Olocau el 1914 quedaba unido por nuevas carreteras con Bétera y Llíria. En 1916, se establecia el primer transporte público, la tartana de Garrafa, que iba a Bétera y después a Llíria. En 1918, un camión es transformado para hacer transporte de viajeros a Valencia. En 1927, la carretera llega a Gátova y toda la Valle queda unida por una vía moderna. Estas obras y la llegada de la electricidad hizo que nuestros pueblos pasaran de las formas de vida medievales a la vida moderna, aunque muchos rastros de aquella vida rural  subsistieran por muchos años más.

pontDelsLladres Puente de los Ladrones. 1923.Carretera de Olocau a Marines.

La demografía de Olocau a partir de 1915 empieza a ser regresiva, perdiendo población continuamente; fenómeno que solamente se detendria durante el período que va de la Guerra Civil hasta los años cincuenta.

mestrAlumnes1932 Maestra i alumnos de la primera escuela de pàrvulos. Olocau 1932.

La Guerra Civil (1936-1939) fue promovida por aquellos que no creían que la democracia era el mejor método por resolver la convivencia de los pueblos. La vida se va volver difícil a nuestro pueblo y muchos olocauins murieran en el frente: veintiúno como soldados de la República y uno en las tropas sublevadas; y otro fue fusilado en Asturias al hacerlo prisionero las fuerzas de Franco. Todo eso llevó dolor y tristeza a muchas hogares olocauines.

Aquella posguerra paraba el movimiento migratorio de la gente de Olocau. Pero la  vida era difícil, si un jornalero cobraba el 1937, 7 pesetas diarias, después de la guerra, el 1939 y 40 cobrará 6 pessetes.  Porque los olocauins sigan marchando habrá que esperar a 1950, cuando muchos jovenes emigran hacia Europa (Francia, Inglaterra, Suiza…) y también familias completas marcharán hacia  las industrias de Gavà .

En 1959, la Diputación de Valencia adopta la villa de Olocau y construye un nuevo ayuntamiento y las escuelas actuales, restaura el lavador y hace otros obras que serán inauguradas en junio de 1961.

La población sigue el proceso descendiente y el 1970 llegamos a ser 559 personas, el nivel mas bajo.  A partir de 1970, el modelo de poblamiento de la gente de la ciudad, con las salidas de los fines de semana y la construcción de urbanizaciones, llega al término de Olocau. Así el 1980, empieza una nueva crecimiento con 573 habitantes. El 1999, llegan a  933 habitantes.

Al Plano de la Torre se crea la urbanización Pedralbilla, de 153’9 hectáreas y 900 parcelas; siguen otros urbanizaciones, como l’Arquet y la Pinadeta, alrededor del pueblo, otros se extienden por el termino,  al Plan de Marco, la Loma de las Clotxes, los Puntales y las Tenedores.

Al abril de 1979, tenían lugar las primeras elecciones municipales democráticas posteriores a la Guerra Civil siendo elegido alcalde Vicent Zurriaga  y Mañez.

Los tiempo van cambiando, en los pueblos rurales como nuestro cada vez estudia más gente y el modelo agrícola con la introducción del tractor configura una nueva forma de trabajo; ya no hace falta tanta gente por trabajar la tierra. El modelo agrario cambia, y en un futuro cada vez más próximo los olocauins ya no se dedicarán mayoritariamente a la agricultura.

En 1975 finaliza la construcción del canal de Benagéber o del Turia, el cual acaba al trifinio de Llíria, Olocau y Marines. En 1978 se alarga este canal por el término de Olocau hasta llegar a Bétera. El regadío crece por los planos del término, desaparecen las viñas transformadas en naranjeros, muchos olocauins trabajan los campos a tiempo parcial y tienen otros oficios, que no son los agrarios.

TIERRAS DE REGADIO EN HECTÀRIAS, AL TERMINO DE OLOCAU

1960                     1970                       1980                         1994   28 ha                    52 ha                      187 ha                      369 ha

nouAjuntament Nuevo ayuntamento.

piscinaMunicipal Piscina municipal. 

bibliotecaMunicipal Biblioteca municipal.        

   centreSocialAlmasera Centro social y almàssera cooperativa.

EL SIGLO XXI

Poco a poco,  muchos de los nuevos residentes se vienen a Olocau y crece la población dispersa del término. El 2001 la población es de 919 habitantes, el 2002 son 964, el 2003 llegamos a los 1.037 habitantes, el 2004 son 1.127 y el 2005 los vecinos son 1.195, de ellos 121 extranjeros, 112 originarios de Europa,  entre ellos  81 del Reino Unido y, 9  del continente de Amèrica .

En la actualidad hay gente viviendo en las urbanizaciones de Pedralbilla, de la Loma, de los Puntales, del Plan de Marco o de La Sede, además de las casitas que podemos encontrar por el Campillo, las Tenedores y las Llometes Pelonas, donde suelen haber residentes de todo el año. Esta es una forma nueva de poblamiento. Antes toda la gente vivía en la villa y ahora ya no es así; este es un fenómeno nuevo y habrá que prever unas actuaciones para que estas personas se integren a la vida colectiva de nuestro pueblo y acaban siendo tan olocauins como los que viven al viejo casco urbano.

La mayoría de estas personas trabajan en la ciudad de Valencia y a sus alrededores, otros viven durante los días de trabajo en la ciudad y de viernes hasta el lunes viven en Olocau. En verano y vacaciones la población aumenta y las formas de vida, los hábitos de compra y de esparcimiento ya no se concentran en los pueblos, sino en todo el àmbito comarcal; poco a poco, las formas de vida rural se han transformado en formas de vida urbana. Tanto es así que algunos expertos en urbanismo, ya nos dicen que el Campo de Turia es una parte más de la àrea metropolitana de Valencia, es a decir como una especie de barrio de la ciudad de Valencia.

esecoletaCurs2002 Alumnos de la escuela de Olocau. Año 2002

Autor: Ferran Zurriaga i Agust