El Puntal dels Llops

Visitas guiadas al Puntal dels Llops, gratuítas, de miércoles a domingo, de 10 a 14 horas. Concertad cita al teléfono 672 794 404. También podéis concertarla mediante un correo electrónico a: puntal.llops@olocau.es NORMAS A SEGUIR EN LA VISITA AL “PUNTAL DELS LLOPS


caratula video puntal
Una de las atalayas que defendía la ciudad Íbera de Edeta y que ha sido excavada y estudiada además de restaurada, es la de “El Puntal dels Llops”, con sus murallas y la fuerte torre que lo guarda. Este lugar es también uno de los mejores miradores que hay sobre el Camp de Túria y también es uno de los pocos lugares de donde es posible ver los tres pueblos del Valle: Olocau, Marines Viejo y Gátova. El Puntal dels Llops Restaurat “El Puntal dels Llops” restaurado. Reconstrucció de les cases del Puntal Reconstrución de las casas de “El Puntal”. Esta construcción, nos muestra un poblamiento primitivo de la época del Bronce y después una nueva construcción con unas nuevas técnicas que responden al momento de esplendor de los iberos. Esta segunda etapa finaliza con un incendio y destrucción, la cual podría corresponder a la Segunda Guerra Púnica (219-201 AC), como demuestran las excavaciones, que abre estas tierras a la ocupación de los romanos. Construido sobre un poblado del Bronce, aprovecha la muralla de este y la refuerza con una torre, que sirve de control a la única entrada del recinto, de unos 1.000 m2. Está ordenado con una calle central, a un lado las viviendas de la derecha, que presentaban pocos restos debido a su poca profundidad, y a la izquierda, y apoyados en la muralla, las viviendas con más restos y mejor conservados. Por los objetos encontrados, una de estas viviendas seguramente hacía las funciones de santuario y otras estaban dedicados a las actividades de tejer, moler grano, extracción de minerales como la plata y el plomo y a la vida doméstica. planoPuntalLlops             Las casas de “El Puntal dels Llops”, algunas de ellas apoyadas a la misma muralla a la cual le daban más altura, representan el primer rastro de vivienda humana en nuestro pueblo. Estas casas tenían las cubiertas formadas por un entramado de ramas y barro, se orientaban hacia un lado y contaban con palos de madera como elemento de apoyo. Los muros se levantaban sobre un zócalo de piedras, completado con “atacona” de barro. La piedra, la madera y el barro eran los materiales de base. Las puertas, de un metro de ancho, se abren al muro de la fachada. Las llaves de hierro encontradas demuestran la existencia de un trabajo especializado de forja aplicado a la construcción. Los muros se enlucen, se encalan y pueden pintarse de tonos negros, azulones, rojizos o con motivos geométricos. Los bloques de piedra están ligeramente desbastados y solamente los ángulos de los muros de la torre muestran una elaboración más cuidadosa. width="208"     Llave de una casa de “El Puntal dels Llops”.         El repertorio de objetos recuperados son principalmente restos cerámicos, junto con objetos de metal y hueso. La cerámica la podemos agrupar en tres grandes grupos: recipientes para guardar líquidos, utensilios y artículos de cocina o vajilla; y en tercer lugar, los objetos de culto, como pebeteros para quemar sustancias aromáticas, ex-votos como el “guttus” en forma de pie, hecho para recordar un beneficio recibido, que colgaban a la pared de una capilla o templo y un “kernos”, que es un tipo de vaso en forma de animal y que indica que los iberos llevaban a cabo libaciones de un líquido, normalmente vino, leche o miel, en honor de los dioses. También se encontraron dos pebeteros o vasos de ofrendas, que representan a la diosa de la vida, de la fecundidad y del más allá, Tanit o Dèmeter. Entre los siglos IV y II *aC, la imagen de esta diosa se fabrica en versión culta y popular. Moli Ibèric     Molino ibérico.     Kernos o vas de libacions       Kernos o vaso de libaciones

Guttus en forma de peu
Guttus en forma de peu

         

Pebeter de la deesa Demeter o Tanit
Pebeter de la deesa Demeter o Tanit

Pebetero de la diosa Deméter o Tanit.           Información y fotografías cedidas por Ferràn Zurriaga.