Saludo del Alcalde

saludaAntonioEs un placer, como Alcalde de Olocau, darte la bienvenida a la página web del Ayuntamiento y agradecerte tu interés para conocer mejor el municipio, tanto si eras vecino o vecina, como si no lo eres. Quiero aprovechar que te acercas a esta ventana para, desde aquí, agradecer a todos los vecinos y vecinas del municipio, la confianza depositada en mí y en el grupo que represento. Mi equipo y yo somos conocedores de la gran responsabilidad que asumimos al acceder al gobierno del Ayuntamiento, pero estamos convencidos de que tendremos vuestro apoyo en el desarrollo de la tarea a que ahora nos enfrentamos que no es nada más y nada menos, que procurar la mejora de las condiciones de vida de todos los y las habitantes de esta Villa. Así mismo, solicito vuestra participación, como integrantes que sois del municipio, en el acontecer cotidiano de este Ayuntamiento con la aportación de ideas, sugerencias y como no podía ser de ninguna otra manera, con la crítica constructiva de todo aquello que sea susceptible de mejora. Vivimos en un pueblo maravilloso, en un entorno único, que merece ser conservado con la colaboración de todos y todas, tanto de sus habitantes como también de las personas que nos visitan, atraídas por el encanto y la belleza de sus parajes, su historia y el carácter apacible, próximo y abierto de sus gentes. Un colectivo, el que aquí vive, compuesto de personas de diversa procedencia, que enriquece todavía más el patrimonio de nuestro municipio, y permite ofrecer una variada gama de experiencias culturales. Todo esto lo tengo en cuenta al afirmar que afronto la tarea que me habéis encomendado, al elegirme vuestro Alcalde, con ilusión, ganas y la energía que me proporciona saber que el objetivo de construir un Olocau mejor, con mejores condiciones de vida y servicios de mayor calidad, lo compartís conmigo y trabajaréis junto con este Alcalde, y el Equipo de Gobierno, para conseguirlo y conseguir que Olocau ocupe el lugar que por historia, tradición y cultura le pertenece. Os invito, por lo tanto, a participar de la vida pública de este vuestro Ayuntamiento. Sus puertas están y estarán abiertas para todos vosotros; y en vuestro Alcalde encontraréis siempre un amigo, dispuesto a escucharos y a trabajar por Olocau y sus vecinos y vecinas. Antonio Ropero Morales